La Formación:

         acción, reflexión, acción

       Entendemos la formación  como una mirada hacia la realidad que  busca transformar con espíritu comprometido y fraternal. Por ello la educación es diálogo, comunicación entre las personas, que no se da en el vacío sino en situaciones concretas de orden social, económico y político.

 


     Concebimos la formación como un proceso permanente, en el que educador/a y educando/a son sujetos de la educación, y que tiene como objeto la humanización del hombre y de la mujer que interactúan con otros hombres y mujeres en el mundo y con el mundo.

 

 

     A través de un constante vivir experiencias mutuas entre  educadores y educandos se construye colectivamente el conocimiento . 

 

 

   Creemos que  la educación es el mejor el medio para combatir  la marginación y la pobreza.